Jóvenes para Cristo.

Red social para Jovenes y familias apasionados por Cristo.

Jesus esta contigo no temas ni desmayes!

“No temas, porque Yo estoy contigo; No te desalientes, porque Yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, Sí, te sostendré con la diestra de Mi justicia” (Isaías 41:10). Te voy hacer unas preguntas: ¿Ha estado en algún momento de tu vida en una situación donde no hay salida? ¿Que todos los reportes carecen de esperanzas? En esos momentos difíciles te siente desamparada y no tiene a alguien a quien pedir consejo. Estos son momentos donde Dios prueba tu fe, Jesús quiere que ponga tu esperanza sólo en Él; el reporte final viene de Dios, deja de enfocarte en cuán sin esperanza es tu situación. Estos son estorbos para tu fe. Tu enfoque se encuentra en Jesús. El enemigo va a querer ponerte dudas y temor, pero hoy te digo no temas Jesús está contigo. Él quiere que tú recuerdes eso.

Si te sientes un poco afligido (a) y con dudas, triste, abrumado, (a) con preocupaciones, quizás con dificultades financieras, enferma, o tienes preocupaciones acerca de tus hijos o tu familia que todavía no son salvos, sigue orando porque Jesús está contigo, todos los días hasta el fin del mundo. Mateo 28:20 Las promesas de Dios son ciertas; Jehová nunca miente en sus promesas, Dios solo te pide que confíe en Él y en su palabra por fe.

Jesús fue claro en Marcos 11:23-24 donde nos dice: Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: “Retírate de ahí y arrójate al mar”, sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá. Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas.”

Como cristianos, debemos entender que Dios estará al control de nuestras circunstancias; El dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. El Señor tiene un propósito para tu vida hoy; solo búscalo y lo encontrarás. Dios tiene la solución a todos tus problemas, Él conoce todas tus debilidades, es ahí donde se perfecciona su poder. 2 Corintios 12:9-10 “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo… porque Jehová tu Dios estará contigo; no te dejará, ni te desamparará.” (Deuteronomio 31:6).

El simple hecho de saber que Dios está con nosotros es una motivación de continuar la carrera de la fe en Él. No te dé por vencido (a) por más grande que sean los obstáculos. Con tan solo saber que Dios nos da un nuevo amanecer cada día podemos ver su luz; esto nos llena de esperanza, y confianza. No mires atrás sigue corriendo por fe; Esfuérzate y se valiente, no temas ni desmayes, porque tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Quizás la circunstancia te hacen pensar que está solo (a). Dios nos asegura que su presencia estará con nosotros, Él llenará ese vacío que te tiene estancado y no te deja seguir. Llénate del Señor hoy. Me preguntará: ¿Y cómo puedo llenar este vacío que me atormenta por años? Bueno; te diré que para llenarnos de la presencia de Dios tenemos que vaciarnos, tenemos que despojarnos de todo el peso que impide continuar la carrera de la fe.

Te puedo asegurar en el nombre de Jesús que la carrera va ser más liviana. ¿Cómo puede ser eso? Por medio del arrepentimiento. Confiesa tus faltas y pecados a Jesús, Él no te desamparará; Dios no hace diferencia de personas; Él solo quiere ayudarte si lo busca de todo corazón. No dudes más; búscalo. Mientras existen las dudas en nuestros corazones, es imposible recibir los milagros del Señor. En hebreos 11:6 dice la palabra: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios.” Jesús es tocado por medio de la fe.

La mujer del flujo de sangre oyó hablar de Jesús, ella se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Esta mujer estaba decidida para recibir un milagro de sanidad en su vida. Ella tenía una emergencia y en medio de esa necesidad, decidió enfrentar a la gran multitud que tocaban a Jesús. Ese panorama no la detuvo, ella siguió adelante con su decisión de creerle a Dios por fe.

Leyendo esta historia, medito y puedo ver a esa mujer pálida, demacrada, débil después de doce años sangrando, casi sin poder caminar, lo único que la sostenía era su fe en creer que iba ser sanada por medio de Jesús. Ella fue rechazada por la sociedad, pues la veían pecadora. Las gentes que se acercaban a ella la despreciaban; pero Jesús no la despreció. Él la perdonó, curándola y restaurando su vida por completo. Dice la palabra que al instante que ella tocó el manto de Jesús; cesó la hemorragia.

Vistas: 1203

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Jóvenes para Cristo. para agregar comentarios!

Únete a Jóvenes para Cristo.

© 2017   Creada por Esh Mat.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio